RECOGIMIENTO

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

       Autoaislamiento, descansar, renovarse, restaurar, ¿qué le gustaría hacer en estas cuarentenas?  podría escuchar a las palabras que habitan en usted, las que se dicen o no se dicen, darles valor, resignificaciones en estos tiempos del ‘aquí y ahora’ de nuestro presente común, como especie humana dependientes del medio ambiente, del ritmo acelerado, caótico del sistema neoliberal. Rehacerse casi sin hacer nada y todo por usted mismo en atención consciente, porque el tiempo está en Nosotros y cada uno en espacios compartidos.  Las incertezas, incomprensión las ‘llenan de tareísmos’ que traen más angustias y compulsión a estar haciendo cosas sin sentido e incluso el estado psicológico se altera y las conductas alimenticias, trastornos de personalidad aumentan. Respetar a no hacer nada, el ocio y si nuestra prole tiene ganas de dormir, ‘sueños atrasados’, creo que este es el mejor momento para los que nos place dormir, desconectados del ‘bullicio’ y así alimentar con vacunas del sueño a nuestro sistema inmunológico Porque en este momento, de suspense y de incertidumbre, salen ‘especialistas’ para seguir dirigiendo desde la cueva ‘enchufada’ y nos alborotan más con ‘tareísmos’.  ¿Usted ha conversado con sus hijos y le pregunta de sus sueños y gustos, de comer, hacer, sentir, hablar…? digo esto porque las madres y padres pulpos con roles en casita ‘sufren’ al ver a sus hijos desocupados o sin ganas de comer. Comprendemos la realidad que estamos viviendo, pero el hogar no se puede convertir en un ‘campo de batalla’ ‘pérdida del tiempo’…no sabemos ‘nada’ y disfrutemos estos momentos porque ya no se repetirán en compañía familiar, la maravillosa dicha del crecimiento con preguntas inolvidables de los chiquitos, No repitamos tiranías de nuestras crianzas, del ‘sabelotodo’ del padre y el niño no sabe, no existe porque, ‘afuera’ las pantallas vienen con más control y represión y no es nutritivo anularlos para los tiempos que se avecinan, porque en ellos y ellas germina nuevas formas de convivencia, ya In the house repetir autocracias y vejámenes,  ‘estar ocupados’ y conectados a las redes, es como si en altavoces repitieran al unísono el gran jefe supremo, que nos ‘cuida y protege’…

Vamos a restaurarnos en casa, apartamento, habitación, sucucho, quinta, sentada en algún punto o espacio a estar con nosotras nosotros, escuchar el Sí  Mismo , Atman, Braham, al Ser, Anima, Alma, Nada o como se llame en las diferentes culturas o Usted nombre,  en pleno  Silencio y  Sentir el Cuerpo, Latidos, Respiración, el Vacío de estar y no estar en el planeta, porque estaremos en momentos, y en un parpadear nos morimos o marchamos y el resto o sea  el cuerpo se descompone, nunca sabremos o casi nada del mundo invisible, de las energías, que nos mantienen todavía , como en estos momentos pasajeros, rudos y terribles, pero cada ser es, yo soy la observadora atenta y consciente, observador y observado conjugan al silencio y sienten el silencio, de sabernos nada ante la inmensidad del universo, de los movimientos estelares, el fuego, la tierra, madera, metal viento, agua, ríos, volcanes, mares y océanos,…nacemos para morir o mejor dicho estamos en ese ciclo constante de las olas, movimiento perpetuo, y  aún extinguidas las carnes, huesos y músculos,  nos transformamos en la descomposición realizadas por las bacterias, y retornamos nutriendo  y renovando la tierra, Nuestra  Pachamama.  Estar en silencio, sin hacer nada, desconectada del ‘mundanal ruido’ nos abre a nuevas percepciones y a recuperar nuestra esencia dormida o secuestrada por el tiempo Chronos continuo, rectilíneo y productivo.  El Autoconocimiento en el autoaislamiento cambia su significado para el Bienestar, al conocer con atención centrada, el Sí Mismo, mis ámbitos ocultos por la rutina, el desvivir por otros y todo hacia afuera nos tiene en desarmonía y desequilibrio, con ganas de ‘llenar el vacío’ de no poder vernos y revernos para sentirnos y darnos nuevas posibilidades de Renacer. Cuando hablamos de paciencia y fortaleza no es desde la óptica pasiva del desaliento e inercia, es al contrario, desde el Despertar a la plenitud, del gozo de un nuevo día, de ver al sol y poder sonreír   o reír a carcajadas sin motivos ni explicaciones.  Percibir la maravilla de los pájaros volar y trinar en grupos o alimentarse o los primeros pasos del infante o el primer llanto o las n repeticiones de besar que siempre son distintas y no importa que ahorita no podamos salir como los pájaros, pero volamos hablando, leyendo, entrenando … en casita dar las gracias de compartir y si estoy sola o solo, están los recuerdos, los celulares, porque Nunca estamos abandonados es decir el abandono, derrota es desde adentro.