Calito Cat

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Que extraño vacío, ante la falta del contacto diario por la Mitzsha, quien me eligió para compartir, una felina de 17 años, la abuelita rasguñaba la puerta y ya instalada en el mueble luego cama, nadie la movía y su música del ronronear me acostaba cual nieta en su regazo,  cabeza tricolor, cuerpo holgado y elegante, cómo sería de jovencita y ahora, que apenas comparte unos meses es tan hermosa y enigmática.  Sus ojos verdes esmeralda siempre buscaba hacer contacto con los míos por más que escuchara mi voz, siempre esos ojos de tiempo y de sabiduría me inducían a contarle mis cosas y era la primera oyente de mis textos y ella con su maullido y mirada me confirmaba si podía seguir leyendo.  Tan expresiva, de golpe saltaba y apoyaba su pecho en el piso o maullaba altísimo y me paraba para abrir las rejas e ir a llevarle unos cuadritos de pollo o carne en su plato,  que estaba lleno de alimento, que le ponía su dueña, la señora Jenny (catira bella y expresiva de un corazón sobrehumano), gatica exigente querías  tomar agua y tocabas  con tus ojos el pote vacío, así pues,  esta última semana, ya no quería irse de la cama, comía pollito cuando se lo daba en la boca y bien que  pasamos las tardes acurrucadas. 

Somos mamíferos de contacto, de tibieza y bajo su pelambre tricolor de tonalidades naranjas, negro y blanco veía su acelerado latir como los recién nacidos y dormitaba, (durme, durme  gatica)  garras retráctiles rendidas, ¿que soñarías y sigues allí durmiendo? sigo tu presencia acostada en medio de los libros y papeles sueltos con rayas y garabatos, te gustaba escuchar y siento que amabas la poesía.   En medio de una de tantas  tristezas, se cumplía un mes más ósea 16 meses,  del viaje eterno del escritor Nómar Oporte, gran amante de las gatas ( la siamés Andunalia  cual Cortázar, Borges y María Zambrano, pero nunca superado por la poeta filósofa, quien tuvo una treintena y nosotros una veintena.  En medio de libros veo su foto en  la portada del libro Liberneo y ella sigue acostada y me mira, porque la hago a un lado y abro al azar para leer  Ahuécala Desprendedor de brazos sobrantes  (especial para amantes) y el inmediato recuerdo de los orígenes del cuento me trastoca el ánimo, matándome de risa, porque se trata de aprovechar mejor el espacio entre los cuerpos amantes….

  Toda esta semana de lluvias y cortes de agua me recuerdan a Temblador capital del municipio Libertador ( Monagas- Venezuela) con tanta agua del río Orinoco y  casi siempre sin agua potable y afuera las lluvias y este viernes 25  las aguas hacen estragos ( amo tanto la lluvia y siempre nos lleva y arrastra) y es tan complicado salir porque la presa (que la llaman las colas en Venezuela o el tráfico en Perú a la inamovilidad de carros) nos atrapa horas y en fin,  miro a la gatica pendiente de mis cambios de humor, no bipolar,  de una ‘vieja loca’ que me decía mi amiguito Ramirito o Justo ( los amigos de la casa del periodista de Maturín- Monagas), Mitzsha muy atenta me persigue con su mirar-no voy a salir, no, no voy a salir Mitzsha y descansaremos como todas las tardes , y te voy a seguir leyendo,  Lo que está en mi corazón ( frase con que las mujeres mayas terminan siempre sus relatos) y ese poema que encontramos de Octavio Paz  de las penúltimas páginas de la novela de Marcela Serrano, te las repetiré –  ¿ y me invitó a morir esa mirada? Quizás morimos sólo porque nadie- quiere morirse con nosotros, nadie-quiere mirarnos a los ojos.  Casi nadie nos mira, caminamos enchufados a los audífonos hablando y casi siempre encuentro a gente que no les gusta mirar, será por aquello de no ver las ventanas del fondo del alma, eso lo escuché, que recuerde cuando estudiaba Letras y un poeta, siempre me decía que la única forma de amar era mirar al fondo de los ojos y oler la nuca de la amada… la poeta Julieta Dobles, presidenta de la Casa de la Poesía me recuerda que asista a la clausura del 18avo festival internacional de poesía, al cual he asistido casi toda la semana,  pero el cierre,es en el  Instituto de México y propicio para compartir con todos los invitados nacionales e internacionales de México -Alvaro Vallarta, de Egipto – Ahmad ad shahawy- ,de Eslovenia Brane Mozetic, de Colombia- Carlos Aguasaco,  Ericka Picado de Nicaragua, Hassan Najmi de Marruecos,  Idoia fradejas de España, Jorge boccanera de Argentina, Janet Mc Adams de Estados unidos, khulood al Mualla de Emiratos árabes, kaja terzan de Eslovenia, Laureano Albán de Costa Rica, como Marta Royo, Ouyang  jianghe de China, Vanessa Martínez del Perú ,Tone Skrjanec de Eslovenia y una gran cincuentena de poetas nacionales y jóvenes escritores con sus diversas propuestas de abordar la poesía como grupos de talleristas, estudiantes.  Son muy nutritivas  esas cosmovisiones y me llama la atención la propuesta de la poeta Khulood al Mualla, del poeta joven Vallarta y del poeta chino que habla que las mujeres nos parecemos a las gatas y acto reflejo, la gatica añosa me ilumina y pienso que ya es tarde y apenas son las nueve de la noche para compartir esta velada magnífica….

 Y recuerdo que ella se levantó ágilmente de la cama y me quede asombrada al verla tomar agua con ruidos a perro, semi parada y apoyaba sus patas delanteras al balde celeste,   tomó una cantidad y se marchó antes del mediodía, así pues mi abue me dio su venia a la clausura.  En la novela, la reportera Camila tiene una gata calicó y me encanta que sea como Mitzsha, una tricolor, no es que sea una raza especial sino es que las hembras son tricolores  porque en cada una de sus células tiene  dos cromosomas X.  En los gatos, el gen para el color naranja está ubicado en el cromosoma XY y puede tener un alelo para el color negro. La única forma en que ambos alelos se den juntos y combinados con blanco es que haya dos cromosomas X . Aproximadamente solo uno de cada 3000 tricolores será macho y sólo uno de cada diez mil será un macho fértil  

      El poeta chino en su poema el Tigre onírico, inicia- Que las mujeres como los gatos tenemos nueve vidas- una de ellas la aumentaron al tigre y entonces no supieron cuántas vidas quedó ….

La poesía en la voz de sus autores suena tan distinto cuando es leído por otros, es la voz en su sonido, único, vibrátil y entonación del individuo poeta que la hace su sello y cara,   cuerpo de la poesía como el ser tan único, de cada uno de nosotros y nosotras que nos aglutina en este espacio poético y en cada quien resuena distinto, se huele y teje colores pero ahorita me espera una mirada verde,  serena ,sabia, ronronea mi llegada y yo apenas susurro en mi  renacer de Osiris, una gata en su atenta mirada me busca … Cuenta la leyenda que,  hace ya mucho tiempo atrás, el sol decidió que quería participar de la vida en la tierra, para ello pidió ayuda a la Luna, para que cubriera su ausencia con el fin de que los humanos no se percatasen de que el astro rey ya no estaba en su lugar.  La Luna aceptó y tomó la posición, del sol de manera lenta e inexorable, de manera que el sol, deseoso de vivir un mundo que sentía lejano, tomó forma de uno de los animales en los que pasaría inadvertido,  eligió una gata negra y así pasó el tiempo, el sol vivió con intensidad aquellos días en la tierra  hasta que la luna, cansada de esperar,  su regreso decidió retirarse.  El sol tuvo que salir rápido del cuerpo de la gata negra,  a ocupar su lugar en el cielo,  pero en su rápida huída, miles de rayos luminosos y dorados colores, cubrieron y quedaron atrapados en la mágica piel de la gata negra.  Desde entonces las hijas de aquella gata llevan el recuerdo de los rayos y destellos dorados que el sol olvidó en su noche, así como su temperamento y sabiduría .

    Revivo en su eterno ronroneo, al paso de mi aire con las palabras por la laringe y trato de mantener las endorfinas en ese poder de curación, liberación de tensiones, felina predadora siempre estarás en mis libros cual Bonsai, mi azul ruso que también amaba los libros y lectura.