Soy una ave migrante

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Soy una ave migrante

   envidiosa de las canoras

   huyo del pinzón Drácula

         oleajes moribundos crecen

              chupa su deseo al gorrión manchado

                                           pecho amarillo

chirriar congelado

                              chirriar despluma

   deshace embriagado sin gotas

hilos de sueños hibernan mis sentidos

            ¿es el trance de nosotras­?

      percibir cayendo al destiempo

                       momentos    ojos     picos

  -traga zorzal de mierda-

Mi infancia y yo con todos los tiempos

   están  aquí

                    somos pájaros deshilados

                          tejidas plumas grises 

                              algunos brillantes colores

                                   chirriar

                                       chirriar    chirriar

Mi infancia sin cauce llenaba las aguas

   sin techo el cielo plomizo nos apretaba

Río hablador trajiste la roca abierta

 desgarrada en mi puerta

                             graznidos   graznidos

  pétreo ronronear de las entrañas

       música ósea

                         tuétano retráctil

“picaflor de los andes” canta al río

      ¿cómo sostengo sus brazos, piedras?

nos golpean todos los años por tres meses   

   ya la roca moldea mi cuerpo

      y algunas niñas duermen en las piedras talladas

frescas tendidas en el batán

   Transito moliendo

             hormigones      pilares   arenillas dulces

¿Somos migrantes?

   océanos   cielos y alas nocturnas

      piedras nos conforman y diluyen

madres golondrinas recibe estas arenas cálidas

ardores de piedras pájaros en las aguas de tus ojos

    moribundo renacer nos marca en sus alas

deshacer    diluir fondos       pielplumajes

camas de algas                 yuyos

Vamos  a picotear los párpados

          desde la tierra del fuego